Estimulacion sensorial en Escuela Tris Tras

¿QUÉ ES LA ESTIMULACIÓN SENSORIAL?

El concepto de  Estimulación Sensorial proviene de la palabra  Snoezelen que es una contracción de dos palabras holandesas que  significan “impregnarse y soñar”. Desde su orígenes, su objetivo primordial es el de favorecer el desarrollo de las capacidades sensoriales, facilitando la interacción del mundo cognitivo del niño con su entorno, para lograr una maduración y crecimiento global. En otras palabras, podemos definir la Estimulación Sensorial como “el despertar sensorial a través de la propia experiencia sensorial”.

A través de la estimulación sensorial potenciamos los distintos sentidos. No sólo los cinco básicos (vista, olfato, gusto, tacto y audición), sino también  otros dos sentidos menos conocidos: los sistemas propioceptivo y vestibular.

La  propiocepción es el sentido que procesa la información sobre la posición que ocupa el cuerpo y sus partes en el espacio, y se percibe a través de los músculos, articulaciones y tendones. La propiocepción, entre otras muchas cosas, regula la dirección del movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas e interviene en el desarrollo del esquema corporal.

El sistema vestibular se encarga de procesar la información sobre el movimiento, la gravedad y, especialmente, el equilibrio. Responde a los movimientos  del cuerpo y a los cambios de posición de la cabeza. En conjunto con el sistema propioceptivo, mantiene el tono muscular, coordina automáticamente el movimiento de los ojos, cabeza y cuerpo (manteniendo un campo visual estable) y facilita la percepción del espacio, así como la orientación del cuerpo en relación a éste.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA ESTIMULACIÓN SENSORIAL?

La apertura de los sentidos que genera la estimulación sensorial es de vital importancia en la Educación infantil. Gracias a las sensaciones y percepciones procesadas y elaboradas a través los sentidos,  junto con la  exploración del entorno mediante el movimiento y la experimentación, se van formando los procesos superiores del conocimiento que dan lugar a la construcción de aprendizajes y a la comprensión del mundo que nos rodea.

Durante la primera infancia, el sistema nervioso de los niños debe procesar constantemente estímulos sensoriales de todo tipo. Todas las experiencias vividas se transformarán en nuevas habilidades y conocimientos que facilitarán su desarrollo a todos los niveles (motriz, cognitivo, comportamental, etc.).

Aunque, desde el nacimiento, todos estamos preparados para recibir y asimilar los estímulos del entorno de forma natural (dando lugar al proceso conocido como integración sensorial), puede haber  diversas causas que dificulten la adecuada recepción y procesamiento de la información.

La estimulación sensorial no es únicamente una estrategia válida para trabajar con chicos que presenten cualquier grado de dificultad  o con personas discapacidad. También es una herramienta muy útil con niños de cualquier edad, desde edades muy tempranas, pues nos permite estimular los principales hitos evolutivos desde un punto de vista global, cognitivo y sensorial.

PROBLEMAS DE INTEGRACIÓN SENSORIAL

Un niño con problemas de integración sensorial no es un niño enfermo, discapacitado,  ni necesariamente diferente al resto. Es un niño con dificultades para integrar los estímulos que recibe y que necesita ayuda para procesarlos.

A continuación detallamos algunos signos que nos pueden indicar la ausencia de una adecuada integración sensorial.

  1. Hipersensibilidad al tacto, al movimiento, a los olores o al sonido: le molesta que lo acaricien, que lo peinen o que le laven la cara, así como determinados ruidos y luces de no muy alta intensidad.
  2. Baja reactividad ante los estímulos: no les afecta el ruido de un globo al estallar, les gusta darse golpes de cabeza contra superficies duras, etc.
  3. Nivel de actividad superior o inferior a lo normal.
  4. Problemas de coordinación en la motricidad fina o gruesa.
  5. Retrasos en el lenguaje.
  6. Mala organización interna, que puede reflejarse a través de impulsividad, tendencia a la distracción, baja tolerancia a las frustraciones ante nuevos aprendizajes, etc.

La presencia de algunas de estas características en un niño puede hacernos sospechar que quizá tenga dificultades para procesar la información sensorial que recibe de su entorno.

¿QUÉ APORTA LA ESTIMULACIÓN SENSORIAL A LA ESCUELA INFANTIL?

La estimulación sensorial proporciona a nuestros hijos un espacio que les permite interactuar de forma natural con  los diversos materiales de su entorno, facilitándoles la difícil tarea de organizar e integrar toda la información que llega al cerebro.Rayces de Ilusión

Desde la escuela infantil de Pozuelo TRIS TRAS tratamos de actuar como un enlace para poder conectar a los niños con su  entorno. Procuramos aportarles las herramientas necesarias, así como anticiparles materiales, situaciones, espacios y ambientes para, posteriormente, ayudarles a crear  otros nuevos. Pretendemos, en definitiva, actuar como intermediarios activos en el proceso de crecimiento.

A través de nuestros juegos, talleres, estimulante celebración de cumpleaños y actividades aprovechamos estos cruciales primeros años de vida para proporcionar a los niños  el entorno  y estimulación idónea, sentando así unas firmes bases neurológicas que tracen el futuro desarrollo de vuestros hijos.

Javier Estrada Campayo
Psicólogo Col. M-21535
Experto en Atención Temprana, Psicomotricidad y TMR

Esta entrada fue publicada en Artículos de Interés. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario